Blefaroplastia

La blefaroplastia no elimina las "patas de gallo" u otras arrugas, ni las "ojeras" oscuras, así como tampoco levanta unas cejas caídas.

La Blefaroplastia es diseñada individualmente para cada paciente, dependiendo de sus necesidades particulares. Puede realizarse de forma aislada para los párpados superiores, inferiores o ambos, o en combinación con otros procedimientos quirúrgicos sobre ojos, cara, cejas o nariz. La cirugía de los párpados no puede detener el proceso de envejecimiento, pero puede, sin embargo, disminuir el aspecto de piel flácida y bolsas en la región de los párpados.

 

TRATAMIENTO ALTERNATIVO

Formas alternativas de tratamiento incluyen la laxitud cutánea y las bolsas de los párpados mediante cirugía. La mejora de la laxitud de la piel, depósitos grasos y arrugas cutáneas puede conseguirse mediante otros tratamientos o cirugías, como un estiramiento frontal, cuando esté indicado. Otras formas de cirugía de los párpados pueden ser necesarias si existen alteraciones que afecten la función de los párpados, como la caída de los párpados por problemas musculares (ptosis palpebral), o laxitud entre el párpado y el globo ocular (ectropión). Las arrugas cutáneas menores pueden mejorarse mediante láser de CO2, peeling químico u otros tratamientos de la piel. Existen riesgos y complicaciones potenciales asociadas a las formas alternativas de tratamiento.