Otoplastia

La intervención se realiza, generalmente, bajo anestesia regional y sedación. Suele requerir medio día de estancia hospitalaria. A veces se tiene que dejar un apósito en las orejas, que se retira al día siguiente a la intervención.

Posteriormente a la operación, a los cinco días, se retirarán las suturas y durante un período de tres a cuatro meses se limitará la exposición al sol. Durante las primeras cuatro semanas, el paciente deberá utilizar una cinta de presoterapia, para proteger las orejas durante el período de cicatrización.

 

Las cicatrices están en actividad hasta los cinco o seis meses de la intervención, siendo entonces cuando serán, en general, poco aparentes.

El mejor candidato para este tipo de cirugía es el individuo que busca la mejoría, no la perfección, en el aspecto de sus orejas.

Además, tener expectativas realistas, buena salud y estabilidad psicológica son características importantes en un paciente que considere una Otoplastia. La Otoplastia puede realizarse en conjunto con otras cirugías.