Ptosis

La reducción mamaria, técnicamente conocida como mamoplástia de reducción, es un procedimiento diseñado para estas mujeres. El procedimiento reduce la grasa, el tejido glandular y la piel de la mama, haciéndolas mas ligeras, pequeñas y firmes. También puede reducir el tamaño de la areola, la piel oscura que rodea el pezón. El objetivo es dar a la mujer mamas mas pequeñas, con mejor forma y mas proporcionadas con el resto del cuerpo.

Si esta considerando la reducción mamaria, este texto le dará una comprensión básica del procedimiento - cuando puede ayudarle, como se realiza, y que resultados puede esperar -- No puede contestar todas sus preguntas, ya que muchas de ellas dependen de sus circunstancias personales. Por favor pídanos las aclaraciones sobre el tratamiento que no entienda o que se relacionen con su caso particular.

Las técnicas para la reducción mamaria varían, pero la mas común deja una cicatriz alrededor de la areola, que se extiende hacia abajo, y sigue el pliegue submamario. Quitamos el exceso de grasa, tejido glandular y piel, y movemos la areola y el pezón a su nueva posición. Posteriormente se sutura la mama, dándole nueva forma. En ocasiones podemos usar la liposucción para quitar el exceso de grasa de algunas áreas.

En la mayoría de los casos, el pezón permanece con sus vasos y nervios. Sin embargo, si las mamas son muy grandes o péndulas, el pezón y las areolas pueden ser levantados e injertados en una nueva posición (Esto dará lugar a perdida de sensibilidad en el pezón y en el tejido areolar).

Las suturas se localizan habitualmente alrededor de la areola, en una línea vertical desde esta hacia abajo, y a lo largo del pliegue inframamario. En algunas ocasiones, se pueden emplear técnicas que eliminan la parte horizontal de la cicatriz. Y ocasionalmente se puede usar solo liposucción para reducir el tamaño, dejando cicatrices mínimas.

 

Después de la cirugía llevara un vendaje elástico. Un pequeño tubo se coloca en cada mama para drenar sangre y fluidos durante un día o dos. Posteriormente se retiraran los tubos y el vendaje será cambiado por un sujetador de deportes.

Puede sentir molestias durante los primeros días, especialmente al moverse o toser, y algún disconfort durante una semana o dos. Le daremos medicación para disminuir las molestias.

Los vendajes serán retirados un día o dos tras la cirugía, aunque continuara llevando un sujetador deportivo varias semanas, hasta que la inflamación desaparezca. Las suturas serán retiradas en dos semanas aproximadamente.

Si la piel de su mama esta muy seca tras la cirugía, puede aplicarse una crema hidratante varias veces al día. Pero asegúrese de mantener el área de sutura seca.

La reducción mamaria se realiza generalmente para obtener alivio físico más allá de la simple mejoría cosmética. La mayoría de las mujeres que demandan esta cirugía tienen problemas debido a que sus mamas excesivamente grandes y descolgadas restringen su actividad y provocan un gran disconfort físico.

En la mayoría de los casos, la reducción mamaria no se realiza hasta que la mujer esta plenamente desarrollada; sin embargo, puede ser necesaria antes si mamas grandes están causando problemas graves. Las mejores candidatas son aquellas que son lo suficiente maduras como para entender el procedimiento y tienen expectativas realistas sobre los resultados. La reducción mamaria no se recomienda para mujeres que quieran dar el pecho a sus hijos.

Su primera menstruación tras la cirugía puede provocar que sus mamas se hinchen y molesten. También puede experimentar algunas molestias subjetivas durante los primeros meses. Así mismo puede esperar alguna perdida de sensibilidad en el pezón y en la piel de la mama provocada por el edema tras la cirugía. Estas se atenúan hacia los seis meses de postoperatorio, y ocasionalmente puede ser permanente.