Septorrinoplastia

La intervención consiste en: bajo anestesia general, se aborda el tabique (y el resto de estructuras de la pirámide nasal de ser preciso) generalmente por dentro de la nariz, aunque en ocasiones puede ser necesaria una pequeña incisión en la piel de la raíz nasal que no suele ser visible pasado cierto tiempo.

Tras visualizar la zona y permitir la introducción de los instrumentos adecuados para llevar a cabo la cirugía, se reparan las deformidades, dejando de forma habitual un taponamiento dentro de cada lado de la nariz durante uno o dos días.

 

En el postoperatorio, debido al taponamiento, el paciente no podrá respirar nada por la nariz, pudiendo quejarse de sequedad de garganta. Una vez retirado el taponamiento, la nariz puede formar algunas costras en los días siguientes, que deberán limpiarse con lavados nasales.

Si la intervención se indica por la existencia de una desviación del tabique nasal, no existe ningún tratamiento médico que pueda rectificarlo en su lugar correcto.